10/22/2015

Leche de coco




La leche de coco es una emulsión obtenida de la extracción acuosa de la pulpa del coco, empleando o no, su agua o agua potable, tiene un sabor agradable y puede ser una fuente calórica importante, además de que por su composición en ácidos grasos podría considerarse como un alimento funcional.
Esta es empleada como ingrediente en la preparación de múltiples platos (carnes, mariscos), postres (helados, pasteles), bebidas (piña colada), entre otros.

La leche de coco, presenta gran aceptación motivada a sus atributos sensoriales; color blanco cremoso, cuerpo y textura homogénea; encantador sabor y olor, característicos del coco.

Básicamente el agua y grasa son sus principales constituyentes. Con baja cantidad de proteína, carbohidratos (si la leche de coco es natural) y fibra. Cerca del 95 % de los lípidos son de cadena saturadas, principalmente representadas por el ácido láurico.


Beneficios nutricionales

Los cocos son altamente nutritivos y ricos en fibra, vitaminas E, B1, B3, B5 y B6.

Además contienen minerales como el hierro, selenio, sodio, calcio, magnesio, fósforo y potasio.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de coco no tiene lactosa, así que quienes sufren de intolerancia pueden usarla como sustituto.

Es también una opción popular con los veganos, y sirve de base para batidos o como alternativa al hornear panes y pasteles.

Los cocos son uno de esos alimentos que oscilan entre "buenos" y "malos". La leche de coco, sobre todo la que es baja en grasa, puede usarse con moderación, es decir, una o dos veces a la semana.

Desventajas:

Es pobre en vitamina A y C, y bajo en proteínas, las cuales son básicamente albúminas y globulinas. El aminoácido limitante es la metionina.

Cómo hacer la leche de coco

Ingredientes:
-Pulpa de un coco o 1 bolsa (1 a 2 tazas) de coco rallado seco (sin azúcar)
-Agua potable


Modo de preparación

  1. Se ralla el coco fresco.
El coco seco rallado se hidrata en un vaso con agua caliente.
  1. Transfiere el coco rallado a la licuadora (el coco fresco ó el coco hidratado).
  2. Se necesitaran 2 tazas de agua caliente por cada taza de coco rallado (ponerlas en la licuadora con el coco rallado).
  3. Licúa la mezcla, solo se licuará durante unos segundos y presiona la tapa hacia abajo con una toalla para evitar que salga volando la tapa.
  4. Cuela el contenido a través de un colador cubierto con muselina (si es necesario se apretara la muselina hasta que salga todo el liquido de la mezcla).
  5. El líquido blanquecino que se obtiene al colar esta mezcla es la leche de coco. Vierte la leche espesa en un frasco de vidrio para guardar en el refrigerador o úsala de inmediato en un platillo o bebida. (Esta leche tendrá una duración de 3 a 4 días estando refrigerada).
La leche que se hace de la ralladura fresca será más espesa que la leche que se hizo con la ralladura hidratada.

La leche de coco es un liquido muy alto en grasas saturadas, por lo tanto para evitar daños en la salud es recomendable tomarlo solo de 1 a 2 veces por semana, de lo contrario pudiera producirse a la larga problemas coronarios.

En lugar de sustituir la leche de vaca o leches vegetales por la leche de coco, es mejor sustituir la leche de coco por la crema de origen animal, ya que su consistencia (cremosa y un poco más espesa) se asemeja más a la crema y hablando nutricionalmente pasa lo mismo ya que contiene ácidos grasos saturados pero estos son vegetales, por lo tanto son poco menos dañinos para la salud que los ácidos grasos saturados de origen animal, sin embargo se recomienda tomar este tipo de leche con moderación.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario