1/01/2015

Cerrando ciclos. ¡Bienvenido sea el 2015!



Cerrando un año e iniciando un ciclo nuevo. Vivamos PLENAMENTE cada instante.

Cada vez que llegamos al cierre de un año, muchos de nosotros tomamos un momento para recordar sobre lo que hicimos y experimentamos en los últimos 12 meses. La ocasión invita a la reflexión, el recuento de los logros, los fracasos y de los sueños que quedaron inconclusos. La anticipación de los siguientes 365 días parece otorgarnos toda una nueva energía revitalizadora. Se crea una ilusión en el ambiente de que al dar la vuelta el calendario las cosas serán diferentes. Y puede ser que así sea, depende de cada uno de nosotros, no en sí de la fecha.

El nuevo año viene a representar para muchos de nosotros una nueva oportunidad. Tal vez pensamos en todo lo que esta vez sí lograremos, los planes que haremos, los nuevos propósitos. Y creamos listas mentales con una serie de acciones y actividades que desarrollaremos para la siguiente docena de lunas. Definitivamente la ilusión anima y entretiene y sobre todo llena a muchos el alma de esperanza.

Vivir anticipando el futuro puede resultar lindo cuando lo que visionamos es positivo, pero puede ocasionarnos miedo, o generanos estrés, cuando lo que imaginamos no es favorable. Al mismo tiempo, mantener la mente en los eventos del pasado, como las situaciones difíciles o tristes que vivimos durante el año que termina, también nos puede llevar a alimentar sentimientos de culpa y arrepentimiento, añoranza, tristeza, o incluso depresión. Estas fechas se caracterizan por ser de mucha melancolía para algunas personas.

Aprovechando esta enorme y positiva energía que se puede respirar ante la esperanza de un nuevo ciclo, yo te invito a centrarte en este momento, en el presente que se desenvuelve justo ahora, frente a ti. A que con esa energía y felicidad de las fiestas, te permitas simplemente estar, cerrar tus ojos, respirar y agradecer por todo lo que ya se fue, bueno o malo y por todo lo que estás por recibir. Y así en esa atmósfera de gratitud, déjate permancer en el momento presente, en el único que realmente tienes, con plena conciencia y con total atención. Hagamos un pequeño ejercicio de meditación.

Siente tu respiración, percátate de los sonidos del ambiente, de las sensaciones en tu cuerpo y observa qué sucede en ti cuando te permites simplemente seguir atentamente tu respiración. Asimismo, identifica los pensamientos, juicios, planes, emociones y sentimientos que puedan surgir en ti. Y sin juzgarlos, rechazarlos o engancharte en ellos, simplemente nótalos y permíte a tu atención regresar a tu respiración. Deja que tu mente note lo que pasa en tu cabeza, pero tanto como te sea posible, procura no quedarte en la historia que te cuentas y regresa a surfear en la ola de tu respiración. Date unos cinco minutos respirando de esta manera y cuando estés listo o lista, abre gentilmente tus ojos.

La experiencia es distinta para cada quien, pero una cosa sí te aseguro: ¡podrás apreciar que estás vivo! Y tal vez, sólo tal vez, ese simple hecho te haga darte cuenta de que no necesitas nada más, ni comprarte un carro nuevo, ni que llegue una determinada fecha, o cambiar algo en tí para sentirte feliz y estar agradecido.

Esto que acabas de hacer se llama Atención Plena o Plena Conciencia (MINDFULNESS) y es la capacidad de estar atento a lo que sucede dentro y fuera de ti, sin juicios, sin prisas, sin entregarte al impulso de ir a otro lugar o de hacer algo diferente. Es el regalo que tú puedes darte para regresar al momento presente y recargar tu energía. En el presente no hay cabida para los miedos del futuro y las tristezas del pasado también se disuelven. En el presente es donde está la vida. Nadie respira en el pasado, ni en el futuro, nadie vive ahí tampoco.

Si pudiste descubrir algo diferente al respirar de esta manera, te invito a que te regales a lo largo del día varios espacios de meditación como esta y tal vez, si notas que te ayuda, ve incrementando los tiempos. Ya te iré gustosa compartiendo más sobre mindfulness en este blog, creado con mucho cariño para ti. ¡Que tengas un Muy Feliz Año!

Si deseas recibir información sobre mi consulta o mis talleres, llámame al (669) 985-2424 o escribe a contacto@nutrintegra.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario