12/19/2011

Tips para mantenernos "ligeros" en estas fiestas decembrinas.

¡¡¡Ho ho ho!!! Y no es precisamente la carcajada de Santa lo que recordé con estos monosílabos, sino lo que la mente de muchos de nosotros piensa cuando nos deleitamos la pupila ante tantas opciones de comida, aperitivos, antojitos y demás, propios de la época navideña. 

¿A cuántos de nosotros se nos van los ojos y las manos por estas deliciosas tentaciones? ¡Bueno, bueno, se vale disfrutar y mucho nuestras fiestas decembrinas! Sí, pero les dejo unos cuantos tips para que los "pecaditos" ante la tentadora "comedera" sean lo más veniales posible y podamos seguir conservando la cordura y la línea.

1.- La época es diferente, pero tus hábitos deben ser los mismos.
Desayuna, come y cena, como normalmente. A veces ante la emoción de las fiestas, o el hecho de tener más tiempo libre (a aquéllos que vacacionan), terminamos por desvelarnos y despertarnos tarde y modificamos nuestros horarios de comidas. Ya sabemos que el desayuno es súper importante, no debemos brincárnoslo, ni ninguna otra comida. Saltarnos comidas hace que después tengamos más hambre y cuando volvemos a comer lo hacemos vorazmente y si las tentaciones están a la mano, porque en estas fechas lo están, pues empacamos más y  más kilocalorías de las que quemamos. ¿Resultado? acumulamos kilitos extra. Aunque es una época mágica, no hay magia que revierta los efectos del exceso.

2.- Usa tu mente. ¡También durante la fiesta!
Las celebraciones son sin duda excitantes. El ambiente invita a la diversión y entre la platicada con los amigos, el disfrute de la música y de los antojitos que nos encontramos en las mesas, dan ganas de darle rienda suelta a la comida y la bebida. Diviértete sin desbocarte. Analiza lo que vas a comer y a beber y selecciona lo que consumirás, pero sin atiborrarte. Recuerda que todo sabe mejor si lo hacemos con medida. Además al día siguiente no tendrás remordimientos, ni temor de lo que la báscula pueda decir. Se siente bien poder controlar lo que hacemos.

3.- Recorta de tu lista de deseos los alimentos altos en calorías. 
Al servirte tu plato o cuando te lo sirvan, pide menos de los alimentos ricos en grasa. Los quesos cremas, los gravy cremosos, los frutos secos, aunque deliciosos, son altos en kilocalorías. Sírvete con medida y disfruta comiendo pausado. Paladea con calma tu comida y ve con más ganas sobre las ensaladas de vegetales o los postres con frutas naturales.

4.- Sé selectivo con la comida. Tal y como cuando eliges tu vestimenta.
No pruebes y comas nada más porque sí. Si algo no te interesa, no temas decir "no", aunque sea en silencio. Si te topas con un platillo que puedes comer en cualquier otro momento del año, mejor sáltalo y ve por aquél que sólo encuentras en esta temporada. Así no comerás en exceso y lo que comas lo disfrutarás con más gusto.

5.- No bebas alcohol en exceso. 
Brinda y disfruta del brindis. Bebe con moderación. Evitar el exceso no sólo es bueno para tu cuerpo, sino también para tu espíritu.

Disfruta la época y las delicias que vienen con ella, como el compartir tiempo con la familia y los amigos y disfrutar de días de fiesta. Sólo recuerda que en una semana habrán pasado las celebraciones y la luz año nuevo brillará para ti. Recíbelo sin remordimientos y con la sensación de haber podido controlar las tentaciones decembrinas. Sin lugar a dudas, se siente mejor poder empezar los propósitos del año nuevo con un paso adelante. No esperes a que el calendario de la vuelta al año para decir: "¡Este año sí me pongo a dieta!". Mejor cierra el año que estás viviendo diciendo: "¡Puedo controlar mi mente y mi cuerpo y siendo así lograré todo lo que ahora me propongo!" Seguramente, lo lograrás.

Felices Fiestas de parte de todo el equipo de Nutrintegra. Deseamos para ustedes muchas bendiciones y una vida de logros y anhelos alcanzados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario